Patricia Maiolino

LIBROS Y CATÁLOGOS

2013

2014

“Se hizo la luz, es una obra pictórica de Patricia Maiolino que responde a una aseveración teológica. La pintora encara el tema de la creación, tópico que ha interesado a muchos artistas de todos los tiempos. Es posible que, siendo la luz un elemento simbólico en el lenguaje artístico, esta no pueda eludirse y desempeña así, un rol destacado e importante. Investigadores del arte han realizado un tratado sobre este tema. La presente creación tiene una resolución compleja; la autora extiende infinitamente el campo visual creando un espacio sin interrupciones. Un caos inicial asoma desde un fondo coloreado, con multiples estructuras informales que se esparcen en un espacio sin límites. Como sustanciosa teoría en la concepción de la creación del universo, aparecen diversos sectores iluminados en grandes triangulaciones focales que encienden escenas proteiformes para desterrar el mundo de las tinieblas. El cuadro es complejo al abordar un tema que ha inquietado al estudioso que encara el miesterio que significa el genesis en el órden cósmico del universo. La artista ha salido airosa de tal empeño y consigue una visión personal del tema tratado, especialmente en aquellas ilustraciones recordadas de los libros sagrados.”

 

Por Rosa Faccaro.

2015

“Patricia Maiolino crea con pasión disfrutando de la acción de pintar. Lo hace a través de diferentes estilos y técnicas: “mi objetivo como artista es provocar al espectador a través de mis mejores armas: acrílicos, acuarelas y lápices”. Pero en determinado momento algo ocurrió, se alejó de las reminiscencias a Paul Cézanne y Raoul Dufy, despegándose de las normas clásicas, dejando atrás lo pautado y lo previsible para innovar e investigar con una imágen diferente. El mejor ejemplo lo encontramos en la obra aquí reproducida: “Patear el tablero”, que deja al descubierto lo que ya no la representa y ahora cambió; puede desarmar el rompecabezas de la vida en multiples fragmentos, documentando que a veces las piezas no encajan unas con otras como lo hubiéramos deseado. Ya el fondo es un entrecruzamiento de tonalidades vastas y extendidas en contraposición a trazos finos y espontáneos que Cruzan la obra. Ante semejante tembladeral y desborde de energía, no hay estabilidad posibledonde pueda leerse la borra del café con simples bombones. Ninguna obra de arte cuelga de un clavo, sino del momento histórico que la vio nacer. Lo inestable representa hoy el espíritu de nuestra época. Patricia se dejó llevar por lo que se arremolina a nuestro alrededor; su problemática alude también a la nuestra, a través de distintas opciones y disyuntivas.”

 

Por Julio Sapollnik

“Patricia Maiolino, nacida en Capital Federal, ama lo que hace y comparte su pasión por el arte a través de sus obras. Ha realizado multiples exposiciones en espacios jerarquizados. La pintura y la comunicación son sus instrumentos. Patricia Maiolino se maneja con soltura técnica y profundidad expresiva en el tratamiento del paisaje. El observador atento hallará en sus obras reminiscencias de dos grandes Maestros: Cézanne y de Raúl Dufi, sobre todo en la precision de su dibujo, soporte de colorido vibrante y sutil a la vez. De la obra de Patricia Maiolino, se desprende – además de voluntad y conocimiento de oficio – una inquietud creative por la cual sus paisajes no solo tienen reminiscencias de Paul Cézanne t de Raúl Dufi, en cuanto a la estructura compositiva y los ámbitos lumínicos, sino también mensaje. Algunas de sus obras, realizadas con acrílico, material que no posee la maleabilidad del oleo ni su textura, la artista ha logrado que sus obras trasciendan lo meramente visual, transformáímicos.dolos en expresiones de sutiles estados anímicos.”

 

Alicia Casais, Curadora

2016

“Para Patricia Maiolino, la pintura es una prolongación de su sentir, por eso no teme expresarse con las más variadas técnicas y estilos. Lo principal en su imágen es que el cuadro respire, es algo esencial para mantenerlo vivo. Por eso no dudó en trabajar una técnica mixta que tituló “Oxígeno”, en la que alude, así a un elemento esencial, necesario para vivir. En esta obra, nada está librado al azar, aunque el azar la haya realizado. Es que Patricia ya es pintora y solo debe dejar salir los acordes plásticos que resuenan en su interior. La paleta ajustada a una base de azules y verdes se extiende por toda la superficie. Podría ser un autorretrato del mundo, sin necesidad de diferenciar el contorno de los continentes entre el cielo y la tierra. Quizás por el título elegido, la obra oxigena, porque plásticamente los elementos están distribuidos con sabiduría. Hay un ritmo siempre presente que peina la superficie, plena de movimiento, alternando espacios tranquilos junto a otros plenos de desesperación. Patricia Maiolino ama pintar; la tela se puebla por la descarga de su automatismo interior. Sin traicionarse a sí misma, dice su verdad. Los pocos tonos que utiliza la obligan a ser mejor artista. Pelea el claroscuro en cada centímetro, despejando núcleos de fuerza, manteniendo la energía desde el centro hacia los ordes. Cada creación contiene la sustancia del amor.”

 

Por Julio Sapollnik

2017